Minor Keith,el Ferrocarril de Costa Rica y la United Fruit Com.

Minor C.Keith, el Ferrocarril de Costa Rica y la

United Fruit Company

M.Keith inagurando el Tren

Situación de Costa Rica antes de la llegada de Keith.

El cultivo y beneficio del café se había incrementado espectacularmente desde sus inicios en la Costa Rica independiente. La exportación se realizaban a través del puerto de Puntarenas, donde llegan las carretas que viajan ininterrumpidamente por la carretera que pasa por Atenas, San Mateo y Esparza.

El costo de embarcar en Puntarenas y hacer la travesía rodeando América del Sur, pasando Cabo de Hornos o El Estrecho de Magallanes, para llegar al Océano Atlántico, resultaba muy gravoso, encareciendo nuestro producto y reduciendo las utilidades. El precio del flete de Puntarenas a Europa pasaba de los cinco SP (Libras Esterlinas) por tonelada y el producto tardaba casi medio año en tránsito. En cambio, si se embarcaba en algún puerto del Caribe, el costo de transporte sería de unos treinta chelines y tardaría en el mar solamente seis semanas.

Por esa razón, fue idea fija de los costarricenses la construcción de un camino que pusiese en comunicación, breve y barata, los centros poblados y de producción cafetalera, con el Mar del Norte o Caribe.

Varios intentos se hicieron por construirlo, el territorio de la zona costera Caribe, no nos era conocido, y hubo dudas y vacilaciones sobre la ruta a seguir. En los primeros años el esfuerzo estuvo encaminado a crear la ruta por el Rio Sarapiquí hacia San Juan del Norte. En el gobierno de don Manuel Aguilar, 1838, se contrató un reconocimiento de la salida hacia el Este. El Señor Enrique Cooper proyectó un camino de Turrialba a Moín y luego a Limón.

Posteriormente, el gobernante Carrillo ordenó que  el camino se abriera hasta la Bahía de Moín por el antiguo sendero, pasando por la Laja, Pascua, Reventasón y Pacuare. Contrató la construcción con don Joaquín Iglesias, quien emprendió la construcción. La muerte de Iglesias, el terremoto de 1841 y la salida de Carrillo dieron al traste con este proyecto.-*)

Mientras tanto al cultivo del café continuó aumentando y la necesidad del camino se hizo más urgente. Los gobiernos optaron por la solución más rápida, mejorar el camino a Puntarenas.

El Presidente Jiménez, don Jesús,  desempolvó el Proyecto del camino al Caribe y trajo ingenieros americanos que estudiaron el trazado, iniciando la Dirección de Obras Públicas su construcción, pero, no obtuvo el éxito deseado por motivos políticos.

Sin embargo, ya los tiempos había cambiado y el transporte terrestre estaba dominado por los ferrocarriles, nueva característica del progreso económico de entonces. Por eso el Presidente Jiménez discutió la posibilidad de planear esta opción.

El Gobierno que lo sucedió, encabezado por el Dr. José María Castro, contrató con un grupo encabezado por John C. Fremont la construcción de un Ferrocarril interoceánico de Limón a Caldera. Lamentablemente los empresarios no dieron la respuesta esperada.

Nuevamente el Dr. Jesús Jiménez en el gobierno, contrató la construcción de un ferrocarril mar a mar, con el americano Eduardo Reilly, quien no logró organizar una compañía ni rendir una fianza a satisfacción del Gobierno. En 1870 se declaró la caducidad del contrato. Luego hubo otro intento similar que no llegó a firmarse.

El General Tomás Guardia.

En esa situación se encuentra el país cuando el General Tomás Guardia da su golpe de Estado el 27 de abril de 1870.

El problema era económico, un ferrocarril de diez millones o más de costo para una república que apenas contaba con 150.000 habitantes, era una empresa prematura e improductiva y por lo tanto nadie quería arriesgarse a poner su dinero.

A pesar de ello, la necesidad del ferrocarril movía voluntades, en un mundo en el cual sólo existía esa posibilidad de transporte terrestre motorizado. La opción del camino era continuar con las carretas.

El ideal del General Guardia.

El Gobierno del General Guardia, un hombre atrevido e irreflexivo, quien  se decidió a adoptar un medio diferente y se  fue a buscar un empréstito para construir un ferrocarril al Caribe. Primero nombró un delegado en London, un agente financiero, un hondureño con experiencia en ese asunto.  Luego se realizó un contrato de financiación para la construcción de la vía férrea. Esta deuda, diez millones,  debería ser pagada mediante los recursos del propio gobierno, el cual contaba con rentas anuales que no llegaban a un millón de pesos y que no alcanzaba ni para cubrir los gastos de la administración.

Al mismo tiempo se procuró encontrar al constructor negociando con Henry Meiggs, empresario americano, que había construido con éxito los ferrocarriles en Chile y estaba en ese momento construyendo los ferrocarriles transandinos en Perú.

El 20 de julio de 1871 se firmó en Lima con don Henry Meiggs el contrato de construcción por un millón seiscientas mil  libras esterlinas, algo más que la oferta inicial, en razón de que Guardia exigió que su construcción arrancase en Alajuela, en vez de San José. El contrato no obstante lo que se firmó, fue traspasado a Mr. Henry Meiggs Keith, sobrino de Meiggs.

La grandiosidad de la idea del General Tomás Guardia se comprende por medio de sus propias palabras:

Para hacer del ferrocarril una empresa nacional, única manera que ella no se convirtiese de un gran beneficio a mi patria en un mal de inmensas trascendencias, eran indispensables fondos que no teníamos; y para obtenerlos, ocurrir al crédito de la República.”

“El contrato de construcción se celebró por precio conveniente y con condiciones las más honorables para el país, sin comprometer ni su dignidad política, ni su propiedad territorial, ni sus rentas ni su porvenir en fin”

Por otra parte, ¿cómo vacilar en construir un ferrocarril, aunque hubiera costado más, cuando algunos de mis compatriotas, hombres llenos de inteligencia y de patriotismo, habían celebrado el contrato Fremont que costaba a la República una suma ocho veces mayor ,y que no le daba la propiedad del camino hasta los ochenta años, y que enajenaba una parte considerable del territorio nacional dado a una compañía extranjera, con otras condiciones tanto o más gravosas?”

El Fracaso de las ideas del General Guardia.

En gran parte el desgraciado fin de los planes de Guardia se debió a la mala dirección que tuvo para escoger las casas emisoras de los empréstitos. El Gobierno de Costa Rica fue víctima de inicua explotación, los especuladores extranjeros nos explotaron, el agente contratado, el hondureño Gutiérrez, no defendió los intereses de su contratante y los banqueros judíos nos engañaron aprovechando la ingenuidad y desconocimiento del General sobre las operaciones financieras. Lo que se obtuvo por el empréstito no cubrió más que una cuarta parte del costo de la obra. Eso obligó al Gobierno a recurrir de nuevo a contratar nuevos empréstitos, que por las condiciones de necesidad urgente en que se negociaron, nos hicieron victimas de nuevo de los engaños y malos manejos financieros de los banqueros judíos, que una vez más abusaron de nuestra confianza.

En razón de los problemas financieros fue que la obra no se pudo concluir y se rescindió el contrato, asumiendo la construcción la Dirección de Obras Públicas.

El Inicio y logros de la construcción.

La construcción se inició simultáneamente en Limón y en Alajuela, Henry Meiggs se hizo cargo del tramo de Alajuela San José y Minor inició la construcción en Limón.

El inicio de la construcción en Alajuela fue el día 8 de octubre de 1871 y en Limón el 15 de noviembre. El 30 de diciembre de 1872, la primera locomotora recorrió la vía entre Alajuela y San José. La locomotora había sido traída completamente armada desde el Puerto de Puntarenas mediante innumerables yuntas de bueyes y un ejercito de hombres.

A partir de Limón los peones jamaiquinos tenían que abrir la trocha a través de la jungla, con machetes y hachas. Había que derribar a golpe de hacha gigantescos árboles llamados “palencones”.

El problema principal era la lluvia que se precipitaba en cantidad inimaginable. Los campamentos permanecían inundados. Abundaban los mosquitos y las enfermedades hacían estragos entre los trabajadores. Fiebre amarilla, paludismo, aguas negras y parásitos de todo tipo. La Alimentación fue otra de las grandes tareas que debieron ser asumidas. Los barcos traían los alimentos de distintos puertos del Caribe y del Golfo de México. En uno de esos viajes Minor Keith trae plantas de banano a Limón para usar la fruta como alimento de los trabajadores. Posteriormente este acontecimiento cambiaría radicalmente el proyecto inicial del ferrocarril y la economía de la región.

En la segunda mitad del año 72 ya los Keith les preocupa la situación financiera del Gobierno y procuran obtener financiamiento propio. Minor se hace de un barco y pone negocios (comisariatos) en varios puertos cercanos. Con los dos buques establecen la empresa  The Central American  Steamship  Company basada en New Orleans y establecieron un servicio regular entre los distintos puertos.

Los barcos fueron usados para solventar el principal problema de la construcción o sea el reclutamiento de trabajadores, que fueron traídos de diferentes lugares.

Al terminar 1872 se habían tendido cuatro millas de  de vía. Tal logro  se obtuvo a un costo altísimo de sufrimiento y vidas humanas ya que las enfermedades y la violencia hicieron estragos entre los trabajadores.

En el año 73 se trajeron mayor número de trabajadores, vinieron seiscientos chinos y también mano de obra de Belice, Jamaica y otras islas del Caribe. En junio de 1873 había casi dos mil hombres trabajando. Limón surgió de la nada convirtiéndose en un puerto en crecimiento.

El proyecto parecía tomar impulso, pero en ese momento se presentaron problemas financieros que terminaron por paralizarlo.

El problema financiero.

El empréstito de 1871 había sido un fracaso, de un millón de Libras esterlinas que suscribió el gobierno, la mayor parte quedó como descuentos y comisiones; no se recibió ni la mitad de esa suma. En 1872 se negoció un segundo empréstito, esta operación fue por un valor de dos millones cuatrocientos mil libras. Nuevamente nos engañaron y se obtuvo una deuda por el valor original, pero sólo se obtuvieron fondos por novecientas mil libras.

La falta de fondos obligó al Gobierno a suspender las obras, el 18 de agosto de 1873 el secretario de obras públicas  comunicó a Henry Keith la suspensión de pagos. La situación se fue agravando con el resultado de que el 15 de abril de 1874 el gobierno dio por terminada la relación con Henry Keith.

Los trabajos estuvieron paralizados por más de dos años.

En ese momento la construcción del ferrocarril tenía el siguiente avance: quedó terminada la línea de Limón a Matina, veintiuna y media millas, se habían hecho mas de treinta de terraplén; quedó finalizado el trayecto  de Alajuela a Cartago, que era de 27 millas. Prestaban servicio siete locomotoras  y 118 vagones. Se habían terminado las estaciones de Alajuela, Heredia y Cartago. Se usaba el telégrafo  en las treinta y cinco millas de Pacuare a Limón y en 44 millas de Alajuela a Santiago (Paraiso).

Henry Meiggs Keith enfermó de fiebres y murió un tiempo después, el 14 de julio de 1875 en New York.

Años después también murieron en el Caribe costarricense otros dos hermanos Keith, quienes habían venido al país a trabajar con su hermano.

En el intermedio se gesta el cultivo del banano.

Ya al señor Minor Keith se le había ocurrido que el cultivo del banano podría ser la solución a la ocupación continua del ferrocarril durante todo el año. Empezó a cultivar banano y a exportarlo a los Estados Unidos, con buen éxito, pues se vendió a precio muy satisfactorio. Al mismo tiempo continuó con sus negocios de navegación y comisariatos en las costas del Caribe.

Se reanuda la construcción, pero por una nueva vía..

En el verano de 1879 Guardia reúne a su gente, la plana mayor de su gobierno, para una gira en la cual invita a Minor Keith, para reanudar el entusiasmo de continuar la construcción del ferrocarril. Oyendo los consejos de Keith, el gobierno toma la decisión de cambiar el trazado y en vez de la vía que conectaría Cartago con Limón por la de conectar Siquirres al noroeste hasta el Río Sucio y desde ahí, por las llanuras de Santa Clara, hacia el Sur al Alto de la Palma, luego a la Hondura y luego a San José. Keith ya estaba pensando en tener la ruta que le era favorable para el cultivo del banano y su transportación.

El 14 de febrero se firmó el primer contrato con Minor Keith para la construcción de un tramo del ferrocarril, del Rio Pacuare al Rio Reventazón. En cuatro meses se terminó este tramo, cuyo costo se pactó en 50.000 pesos.

El 8 de septiembre se firmó el segundo contrato para la construcción del tramo Rio Reventazón al Río Sucio, en la cual se incluían los puentes y su costo era de un millón seiscientos mil pesos.

Esta vía férrea fue inaugurada y puesta en funcionamiento en el año 1882.

También en el año 1882 se suscribió un contrato para concederle a Keith la explotación del ferrocarril entre Rio Sucio y Limón, por cinco años.

El gobierno había financiado un camino empedrado de Río Sucio a San José que construyó Keith con la ayuda de subcontratistas en algunos tramos y que fue inaugurado por Guardia, que lo denominó el Camino de Carrillo.

El Contrato Soto Keith.

Keith fue enviado a London con el propósito de negociar el pago de la deuda y la terminación del ferrocarril. A su regreso negoció Keith con Bernardo Soto y sus conversaciones dieron origen a un nuevo contrato.

El 21 de abril de 1884 dicho contrato fue aprobado (Contrato Soto-Keith) autorizando a éste a hacer los arreglos de la deuda inglesa y a levantar capital necesario para concluir la vía férrea.

Una vez mas se cambió el trayecto volviendo al anterior, o sea partiendo de las inmediaciones del Reventazón, desde el sitio cercano a Siquirres que se denominó la Junta, y seguiría la Cuenca del Río hasta Cartago.

El Gobierno cedería a la compañía, por el término de 99 años, en plena propiedad, los ferrocarriles terminados y el que se iba a construir.

También según la clausula XXII el gobierno concedió ochocientos mil acres ( 325.000 hectáreas) de las tierras situadas a ambos lados de la línea del ferrocarril o en otros lugares del país, con todas las riquezas naturales  que contuvieran, además de la trocha para la construcción del ferrocarril y los terrenos para los edificios necesarios y lotes para los muelles, bodegas y estaciones.

Como se puede observar, se dio finalmente lo que don Tomás Guardia trataba de evitar. Al General la muerte le había librado de beber este trago tan amargo. El 6 de julio de 1882 había muerto don Tomás.

En junio de 1885 Keith firmó en London, en su carácter de agente especial y representante del Gobierno de Costa Rica, el arreglo con los tenedores de bonos de la deuda inglesa, originada en los empréstitos de 1871 y 1872. Se emitieron nuevos títulos por dos millones de SP, y con estos se hizo una reconversión de la deuda.

El 22 de abril de de 1886 se formó la empresa Costa Rica Railway Company Limited, con domicilio en Inglaterra y un capital de un millón ochocientas mil SP.

El 23 de abril de 1887 el gobierno entregó el ferrocarril a la compañía. Inmediatamente se reactivó la construcción.

El Puerto de Limón también fue reconstruido, se hicieron grandes obras de drenaje, de alcantarillado y de suministro de agua potable.

Finalización  del Ferrocarril.

Por fin, la construcción del ferrocarril llegó a su termino, la última pieza de la vía se colocó el 6 de diciembre de 1890 y ese día fue puesto al servicio del público.

La labor para completar ciento treinta millas había durado 19 años, y algunos dicen que resultó uno de los ferrocarriles más caros del mundo por el costo de cada milla de construcción. También resultó una de las obras que ha tenido un más alto costo en vidas humanas.

El auge del Banano.

Terminado el ferrocarril Keith se dedicó a sembrar banano en toda la zona del Caribe costarricense. Además adquirió tierras en Bluefiels, Nicaragua, en Bahía Almirante, Panamá, en las inmediaciones de Santa Marta, Colombia; en las que también sembró banano.

Pronto llegó Keith a ser el mayor productor de banano de los trópicos americanos. En 1898 las compañías de K. habían producido el 40% del de todo el banano importado por los Estados Unidos. En la década del 90 el mercado del banano pasó de cifras de centenares de miles de racimos por año a cantidades de millones de racimos. Se abrieron nuevos puertos, por ejemplo Mobile, Alabama

Sin embargo en ese año se presentaron problemas graves para K. La quiebra de un banco acreedor le obligó a pagar una gran deuda en forma adelantada, K. tuvo que ser ayudado por el Gobierno de Costa Rica y por algunos particulares. Además se produjeron pérdidas por huracanes que también afectaron a otras compañías competidoras.

La empresa distribuidora en el Sur de Estados Unidos, establecida en New York, quebró con desastrosas consecuencia para las empresas de K. que se vieron amenazadas por la exigencias de pagos. En tal situación K. decidió negociar con Preston, el dueño de la Boston Fruit Company. Se pretendía unir los vastos cultivos de K. con el más efectivo y seguro sistema de mercadeo en el noreste de los Estados Unidos. Además contando con los medios de transporte terrestre y marítimo de la fruta.

La negociación logró la consolidación del grupo de compañías de K. con las de la Boston F.C. Así nació la United Fruit Company, el 30 de marzo de 1899 con un capital de 20 millones de dólares.

Al cabo del primer año la UFC había vendido once millones de racimos  de banano en los Estados Unidos, es decir más de la mitad del consumo total de la fruta en ese país. La flota marítima de la UFC fue incrementándose aceleradamente y llegó a llamarse “La Gran Flota Blanca”.

Muy pronto la UFC consolidó la unión de doce empresas fruteras, de producción, distribución, barcos, ferrocarriles y facilidades portuarias, establecidas en Boston, New York, Filadelfia, Baltimore, New Orleans, Cuba, Jamaica. Dominicana, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Nicaragua Panamá y Colombia

De tal forma llegó a ser la empresa más grande de América Latina y a constituirse de hecho en un poderoso monopolio, con enorme poder en los países productores, a los que llegó a denominárseles como las “Banana Republics”.

George Zenemix

Julio de 2010

Fuente:

1.La Gran Serpiente Verde.( Novela) De José Manuel Salazar Navarrete

Segunda edición a cargo del autor, 2004.

Fuente:

2.Obras Históricas Tomo II

Capítulos de un Libro sobre Historia Financiera de Costa Rica

Empréstitos Ingleses

Cleto González Víquez

Editorial Costa Rica

Otra obra de consulta sobre el tema es : “Keith y Costa Rica” escrita por Watt Stewart, traducido por José B.Acuña y publicado por la Editorial costa Rica en en año 1976.

El puente sobre el río Birrís.

El broche de oro con que se cerraba la construcción de la vía al Atlántico y una de las obras más difíciles de realizar, fue la colocación del puente del Birrís. El 15 de septiembre de 1890, ambas secciones de la vía llegaban, cada una por su lado, hasta los bordes de un hondo precipicio, por cuyo fondo corren las aguas del río Birrís para desembocar en el río Reventazón. Era necesario montar el puente a unos mil pies de altura, sobre el punto de confluencia de ambos ríos. El puente fabricado en Inglaterra, componíase de cuatro piezas que se ensamblaron en Limón y se trasportaron por tren hasta el sitio en que debían colocarse sobre los pilares de cemento y hierro, de trescientos pies en su mayor altura, por encima de los torrentes del Birrís. La colocación de las piezas requería gran pericia, pero se llevó a feliz término el 6 de diciembre. Sentíase Keith muy orgulloso de haber realizado esta proeza de ingeniería y la relataba extensamente en su informe final acerca de la construcción del ferrocarril.

 En Costa Rica alguien escribió en el periódico El Heraldo del 24 de julio de 1891 lo siguiene:

“ El puente atrae las miradas no sólo por su dimensión y resistencia, sino por su forma bella. Visto por dentro, de un extremo al otro, parece la galería suntuosa de un gran palacio fabricado por la fantasía árabe…Mr Keith tiene mucho motivo para estar orgulloso de haber sido quien levantó ese monumento de gloria para la virilidad de Costa Rica, que sabe cubrir sus créditos y hacer honor a su palabra empeñada.”

Aunque no tenga toda la belleza que le adjudica este escritor, es, no obstante, una gran estructura. Sus dimensiones 300 pies de altura máxima y 600 pies de longitud lo colocan en la categoría de los grandes puentes del período en que se construyó. En todo caso, merece alguna fama por ser el último detalle que puso punto final a la obra de un ferrocarril al Atlántico.

Tomado de Keith y Costa Rica de Watt Steward.

*) El camino de Carrillo

*) Algunas personas confunden la obra de construcción del camino a Limón realizada por el gobierno de don Braulio Carrillo con el “camino de Carrillo” construido en el gobierno de don Tomás Guardia e inagurado en 1882, construido este para entroncar con la linea del ferrocarril recien terminada; por llevar este camino el nombre en honor al ex presidente Carrillo, algunos han pensado que la obra de construcción de don Braulio se realizó por esta misma ruta.

La obra que se realizó en 1839 a 1841, durante la administración de don Braulio, fue desde Cartago a Turrialba y de este lugar hasta Moín en Matina. El llamado puerto de Matina se utilizó desde  la época colonial y se continuó utilizando en los primeros años del siglo XIX, cuando era común importar por ese puerto productos de Jamaica.

Por esta razón es que el gobierno del Lic. Manuel Aguilar, que precedió al segundo gobierno de Braulio Carrillo, había convocado. el 23 de enero de 1838, a los comerciantes y hacendados a una reunión, en la cual se acordó encargar al agrimesor Enrique Cooper hacer los estudios del camino a Matina.

Cuando Carrillo tomó el poder en mayo de 1838 decidió de inmediato iniciar la construcción del camino, en un inicio utilizando la mano de obra de los presos. Los trabajos se iniciaron en julio de 1838 abriendo una ruta a la par de la ya existente a Turrialba. En abril del 39 se presentan problemas por los cuales  el gobierno manda a estudiar la situación y con la recomendación recibida decide volver al camino viejo e intensificar los trabajos de Turrialba hacia Matina.

Para financiar la obra se hace un empréstito con los propietarios de las cuatro ciudades, mediante decreto del 25 de octubre de 1839. Para dirigir las obra del camino se nombró a don Joaquín Iglesias como comisionado ad honorem, junto al señor Pio Alvarado, quien finalmente quedó a cargo de la obra cuando el señor Iglesias falleció en abril de 1840.

Se cambiaron la condiciones de trabajo y se empesaron simultaneamente de Cartago hacia el Reventazón y desde la Bahía de Moin hacia el interior.  En 1841 se centraron en la zona del Pacuar hacia Matina.

La obra se vio disminuida a finales de 1841 y en 1842, cuando se tuvo que hacer frente a la reconstrucción de la ciudad de Cartago, destruída  por un terremoto en setiembre de 1841.

Comments
25 Responses to “Minor Keith,el Ferrocarril de Costa Rica y la United Fruit Com.”
  1. excelente nota… gracias por compartirla

  2. Nelson Ledezma dice:

    excelente informacion, me ayudara demasiado para mi EE

  3. Soy sobrino nieto de Don Cleto González Víquez .La Historia que usted cuenta es la misma que se contaba en la casa de papá , Ricardo Gómez González . Mucho me agrada su publicación .

  4. Natalia Alfaro Arguello dice:

    Hola me gustaria saber donde puedo encontrar mas historia sobre el tramo de la obra de San Jose, tengo interes particular en saber cuando se construyo la estacion del Atlantico y porque ´pasaba por barrio Aranjuez asi como por que luego en su camino a limon pasaba por los barrios Escalante y Dent , quiero saber si habia algun tipo de inversionista si alguien dono los terrenos y habia intereses economicos en los pobladores de esos barrios, le agradezco mucho la informacion que me pueda dar.

  5. Abraham Goldgewicht dice:

    Gracias por compartir y rescatar estos granitos de nuestra historia

  6. luis vargas dice:

    Muy buena la información tengo una acción del ferrocaril que quiero vender

  7. juan moya a dice:

    hola mi nombre JUAN MOYA ALVARADO vivi en GOLFITO 20 años,fui alistador de trenes de united fruit co.dicha sea trabaje de fogonero:ayudante de maquinista era el mas joven antes de que la compañia se fuera,fue una experiencia muy linda y de beneficio para el pueblo lastima las huelgas recuerdo claramente la huelga de casi 2 meses,mataron a mi amigo JUAN BUSTOS ROBLES que en paz descansa,x concidencia yo estaba elaborando aquella noche cuando se escucho una bala perdida de un policia que estavan cenando en la papota:comedor de los trabajadores,todos nos reunimos al mirar aquella inpresion de todos cuando el gritava mama,mama camino al hospital murio,ect

  8. juan moya a dice:

    hola mi nombre JUAN MOYA ALVARADO vivi en GOLFITO 20 años,fui alistador de trenes de united fruit co.dicha sea trabaje de fogonero:ayudante de maquinista era el mas joven antes de que la compañia se fuera,fue una experiencia muy linda y de beneficio para el pueblo lastima las huelgas recuerdo claramente la huelga de casi 2 meses,mataron a mi amigo JUAN BUSTOS ROBLES que en paz descansa,x concidencia yo estaba elaborando aquella noche cuando se escucho una bala perdida de un policia que estavan cenando en la papota:comedor de los trabajadores,todos nos reunimos al mirar aquella inpresion de todos cuando el gritava mama,mama camino al hospital murio,ect tengo mas informacion

  9. juan moya a dice:

    si gustan saber mas me pueden escribir

  10. Carol dice:

    Que buen q existan estos dtayes d la istori

  11. Roberto Delgado dice:

    El libro La Gran Serpiente Verde es realmente excepcional, retrata fielmente el inicio y construccion del ferrocarril en Costa Rica, tambien vemos las grandes extensiones de terrenos propicios para el cultivo del banano que se le dieron al Sr Keith y como nacio la United Fruit Co, tambien nos muestra las grandes diferencias que se daban y aun se dan entre estos grandes empresarios y los campesinos que con su esfuerzo hacen grande a nuestro pais y que siempre ha sido la parte de la poblacion que ha llevado la carga y el sufrimiento.

  12. steven dice:

    hola senores i senoras soy un muchacho de 33 anos in busca de respuestas de mi abuelo el se llamaba nicolas vladimir vidovich estoy queriendo con todo corazon en contrar historia de el y talvez quien fue o donde vivia el en yugoslavia. gracias por su tiempo

  13. Carlos Salvatierra dice:

    Y los años pasan y pasan y continuamos viviendo aún la realidad que se vivía hace casi dos siglos al haber falta de entendimiento entre nosotros mismo respecto a la construcción del ferrocarril. No hay mayor triunfo en nuestro país que el de finiquitar la construcción total del ferrocarril entre el Caribe y el Pacífico y no dar los pasos que hemos tenido prácticamente en los últimos 15 años en el cual el ferrocarril ha sido un capítulo de fracaso entre nosotros mismos. El ferrocarril desde mi nacimiento ha sido una base de mi historia gracias a que nací en unos de sus vagones y desciendo de una familia que ha dedicado gran parte de su vida en labores ferroviarias. Sueño con el vivir de nuevo el servicio que el ferrocarril ha marcado en mi vida.

  14. Hugo Mora Poltronieri dice:

    Lo primero es felicitar al autor por tan completo reportaje. Sería interesante que lo continuara mencionando a los dos grandes “próceres” de apellido Figueres quienes, de manera tan irresponsable por lo inconsulta y temeraria, nos privaron como presidentes de nuestros dos grandes ferrocarriles, tan ligados a la historia y al desarrollo económico del país. Lo único que extraño en el texto es -y disculpas anticipadas si he leído mal- es la no mención de la contribución de los inmigrantes italianos en la construcción del ferrocarril al Caribe (que no al Atlántico, como tanto se repite: nuestro país no tiene costas en ese océano).

    Es bueno también recordar que a los obreros italianos -víctimas de la más brutal explotación, como luego pasó con los chinos- se debe la realización, en 1888, de la primera huelga en este país. Hay una obra del historiador Aguilar Bulgarelli sobre el tema; lo mismo que un buen resumen en el libro de Rita Bariatti: Italianos en Costa Rica 1502-1952, editorial de la UACA, 2001.

  15. An outstanding share! I’ve just forwarded this onto a colleague who had been conducting a little homework on this. And he in fact bought me dinner due to the fact that I stumbled upon it for him… lol. So let me reword this…. Thanks for the meal!! But yeah, thanks for spending time to talk about this subject here on your blog.

  16. Anthony dice:

    Buenas, quisiera saber la historia del tren hacia cartago, que se generaba antes de la llegada del tren en la zona de cartago (eventos) y que paso cuando se quito? Si alguien sabe o me puede decir donde conseguir esa informacion se lo agradecería, muchas gracias.

  17. Werner Korte dice:

    Felicitaciones al autor de este trabajo. Brinda una información que es poco conocida por el público en general. Cuando uno lee la historia de que en sólo dos años pudo completarse la vía entre Alajuela y Cartago, empleando únicamente picos y palas, y teniendo que hacer todas las obras, tales como terraplenes, alcantarillado y colocación de puentes, sin contar la hazaña que fue traer las locomotoras y demás material ferroviario subiéndolo por la ruta del Aguacate, resulta penoso el contraste de que en la actualidad, con medios técnicos muy superiores y mayores recursos económicos, se haya tardado tanto en volver a poner la vía en condiciones de uso.
    Por otra parte, hay un pequeño detalle que crea confusión con respecto al camino construido por M.C.Keith: No se llamaba Camino “de” sino Camino A Carrillo, pues este camino va por San Jerónimo de Moravia y llega a una población llamada Carrillo, obviamente en honor a don Braulio. Hasta allí llegaba la vía férrea desde Limón. Por él, que fue un precedente de la actual Ruta 32, ya que ambos tienen un trazado casi paralelo, todavía se puede ir desde San José cuando menos hasta el Río Patria, sobre el cual todavía existe la estructura de un gran puente metálico. Este camino posiblemente fue el primero para el que se hizo un reglamento de circulación de vehículos, en ese caso, carretas, cuyo original, firmado por don Bernardo Soto, conservo en mi archivo. Werner Korte, historiador.

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] Minor Keith,el Ferrocarril de Costa Rica y la United Fruit Com. | Historia Genealógica de Costa Ric…. […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Lo que leemos

A %d blogueros les gusta esto: