La Familia Cedeño Castro. Parte II

Columna
LIBERTARIOS Y LIBERTICIDAS (247)
Por Rogelio Cedeño Castro.
Correspondiente al domingo 22 de agosto de 2010.

FRANCISCO CEDEÑO: LOS AVATARES DE LA

MEMORIA(II)

ooooo

Como buen hijo de su tiempo, mi tío Francisco Cedeño, al igual que sus
hermanos estaba imbuido de la idea del progreso y la difusión de las
tecnologías, propias de la modernidad. Es así como desde su llegada a
aquellas tierras del entonces todavía más lejano sur costarricense e
importante avanzada del oeste panameño, pues las migraciones más
significativas, por lo numerosas, venían desde el centro de Chiriquí en
procura de colonizar aquellas agrestes áreas y ejercer el control
territorial en un área donde la frontera estaba recién trazada. Batallando,
de manera tenaz y heroica e incluso temeraria, con los malos y peligrosos
caminos de la región, condujo una y otra, los distintos camiones chevrolet
que adquirió a lo largo de los años, los que eran objeto de su especial
atención como cuidadoso mecánico que era, especialmente durante los largos
inviernos cuando llevó mercaderías  de toda clase para los comercios de la
región, desde Golfito y Punta de Riel, en especial para el negocio del chino
Luis Wachong en Sabalito, otro de los viejos colonos de la región.

ooooo

Su paso por la gerencia de la Cooperativa de Caficultores de Agua Buena
(COOPABUENA), durante los últimos años de la década de los sesenta se
alternó con su presencia, en la condición de regidor suplente, en la primera
Municipalidad del nuevo cantón de Coto Brus, pues hasta 1967 o 68 esas
tierras pertenecían a la jurisdicción del cantón de Golfito, apenas si son
recordados por los descendientes de las familias, originadas a partir los
incesantes flujos migratorios que fueron llegando desde el centro del país,
durante las décadas de los cincuenta, sesenta , setenta y ochenta hasta
transformar aquella región húmeda y boscosa en otra muy diferente, poblada
de cafetales y deforestada, a semejanza de los valles centrales de Costa
Rica. Su vocación de servicio público llenó una parte esencial de su vida.

ooooo

Su cuñada, Virginia Matamoros, esposa de su hermano Marcelino, quien
falleció durante el año anterior, allá en Buffalo en el estado de Nueva
York, en una área fronteriza con el Canadá, a una edad avanzada, fue la
primera maestra en aquel Cañas Gordas ticopanameño de mediados de los años
cincuenta y los Cedeño donaron el terreno para que la escuela fuera
edificada y muy probablemente también la madera. También Virginia, en su
condición de enfermera obstétrica atendió a numerosas vecinas parturientas,
de tal manera que se encargó de ayudar, en su venida al mundo, a un cierto
número de los habitantes de esas tierras. Sus hermanos se fueron, por muy
diversas razones, Marcelino entre ellos que emigró hacia los Estados Unidos,
a principios de los sesenta. El destino de Francisco era perseverar en esas
tierras y convertirse en parte esencial de su historia, en especial por su
incesante lucha y búsqueda de progreso material para esa comarca fronteriza,
la que fue cambiando velozmente con el paso de los años.

ooooo

Su relación afectiva más perdurable la entabló con doña Gladys Guerra, quien
lo sobrevive y lo acompañó por más de 55 años, después de su matrimonio allá
por el año de 1954 o 1955. Ella también es hija de colonizadores agrícolas,
sólo  que sus padres venían desde el centro de Chiriquí, en especial su
madre doña Marina, nacida en Boquete y pobladora de la localidad fronteriza
de Los Planos, junto con su esposo don Pedro Guerra quien era el policía y
mil cosas más en aquella localidad rural donde criaron una numerosa familia,
tal y como se acostumbraba en aquellas décadas. De esta manera, Francisco
desde su finca y con la familia que fue construyendo seguía unido a los
mundos que se construían a los dos lados de la frontera y que a veces
parecían ignorarse, a pesar de su inmensa cercanía. Es por ello, que viene
al caso, algo que compartió conmigo en una conversación ocurrida, hace por
los menos una década, en la que me expresó su felicidad inmensa porque
Panamá había recuperado la soberanía del canal y la llamada zona americana
(¿??) que lo rodeaba. Sus cuñados chiricanos, Álvar y Pedro Guerra, ocuparon
un lugar importante en esa historia, durante los años en que el general Omar
Torrijos (de grata memoria) lideró esa lucha por la dignidad y la soberanía
de la nación panameña. Sin ninguna duda podemos afirmar que Francisco Cedeño
estaba unido a los sentimientos y pasiones que se movían a los dos lados de
la frontera.
________________________
Firma responsable: Rogelio Cedeño Castro, profesor de la Escuela de
Sociología de la UNA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Lo que leemos

A %d blogueros les gusta esto: