Día de la Independencia.

29 de octubre de 1821

La Independencia de Costa Rica.

El próximo 29 de octubre se conmemorará el 189 aniversario de la Independencia de Costa Rica, la cual fue acordada por parte de la Junta de Legados que había iniciado sus labores el 25 de octubre del año 1821. Convocada por los cabildos reunidos por el Gobernador, en virtud del Manifiesto del 15 de septiembre de1821 en Guatemala, recibido en Costa Rica el 13 de octubre de ese año.

En el artículo primero del Acta del 29 de octubre se dice textualmente lo siguiente: “Se publique, proclame y jure solemnemente el jueves 1° de noviembre la independencia del Gobierno Español”.

La independencia de Centro América.

El Decreto de Independencia Absoluta de las Provincias del Centro de América se dio en Guatemala el 11 de julio de 1823 cuando se publicó lo acordado el 1° de julio de 1823 por los Representantes de las Provincias Unidas del Centro de América, congregadas a virtud de la convocatoria dada en esa Capital el 15 de septiembre de 1821 y renovada el 29 de marzo del año 1823.

Se dice en esa acta que: “Ya que se han adherido posteriormente todos los demás que hoy se hallan representados en esta Asamblea general”

Observamos que no había representantes de las ciudades o comunidades de Costa Rica.

Las partes más importantes de la declaración o decreto de Independencia Absoluta son a nuestro criterio las siguiente:

“ PRIMERO. Que la independencia del Gobierno Español ha sido y es necesaria en las circunstancias de aquella nación y las de toda la América; que era y es justa en si misma y esencialmente conforme a los derechos sagrados de la naturaleza: que la demandan imperiosamente las luces del siglo, las necesidades del Nuevo Mundo y todos los más caros intereses de los pueblos que la habitan.

Que la naturaleza misma resiste la independencia de esta parte del globo separada por un Océano inmenso de la que fue su metrópoli, y con la cual le es imposible mantener la inmediata y frecuente Comunicación, indispensable entre los pueblos que forman un solo Estado”.

…..

“Que a impulsos de tan justos sentimientos, todas la provincias de América sacudieron el yugo que las oprimió por espacio de tres siglos: que las que pueblan el antiguo reino de Guatemala proclamaron gloriosamente su independencia en los últimos meses del año 1821; y que la resolución de conservarla y sostenerla es el voto general y uniforme de todos sus habitantes”.

…..

“Nosotros por tanto, los representantes de dichas provincias, en su nombre, con su autoridad y conformes en todo con sus votos, declaramos solemnemente:

1° . Que las expresadas provincias, representadas en esta Asamblea son libres e independientes de la antigua España, de México y de cualquier otra potencia, así del antiguo como del nuevo mundo; y que no son ni deben ser el patrimonio de persona ni familia alguna.

2° En consecuencia, son y forman nación Soberana, con derechos y en aptitud de ejercer y celebrar cuantos actos, contratos y funciones ejercen y celebran los otros pueblos libres de la tierra.

3° Que la provincias sobre dichas, representadas en esta Asamblea ( y demás que expontáneamente se agreguen de los que componían el antiguo reino de Guatemala ) se llamarán por ahora sin perjuicio de lo que resuelva en la Constitución que ha de firmarse: “ PROVINICAS UNIDAS DEL CENTRO DE AMÉRICA”.”

……

Más adelante dice:

”que se comunique a las provincias de León, Granada, Costa Rica y Chiapas”.

Finalmente:

“ Dado en Guatemala el 1° de Julio de 1823”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por que se celebra la Independencia  el 15 de septiembre.

 

El acta de la reunión celebrada en el Ayuntamiento de Guatemala el 15 de septiembre de 1821 es fundamental en el logro de la independencia de los países de Centro América.

Se habían congregado por primera vez en el Palacio Nacional de Guatemala la Diputación Provincial, el Ilustrísimo Señor Arzobispo, los Señores individuos que diputasen, La Exma. Audiencia Territorial. El Venerable Señor Dean y Cavildo Eclesiático, el Exmo. Ayuntamiento, el M Y Claustro., el Consulado y Colegio de Abogados, los Prelados Regulares, gefes y funcionarios públicos y basados en que era público e indudable el deseo de Independencia y escuchado el clamor de los pueblos de Viva la Independencia acordaron:

1. Que siendo la Independencia del Gobierno Español, la voluntad general del pueblo de Guatemala, y sin perjuicio de lo que determine sobre ella el Congreso que debe formarse, el Señor Gefe Político la mande publicar para prevenir las consecuencias que serían temibles en el caso de que la proclamase  de hecho el mismo pueblo.

2. Que desde luego se circulen oficios a las Provincias por Correos extraordinarios para que sin demora alguna se sirvan proceder a elegir Diputados o Representantes suyos, y estos concurran a esta Capital a formar el Congreso que debe decidir el punto de independencia y fixar, en caso de acordarla, la forma de gobierno, y ley fundamental que deba regir.

………………..

6. Que en atención de la gravedad y urgencia del asunto, se sirvan hacer las elecciones de modo que el día primero de marzo del año próximo de 1822, estén reunidos en esta Capital todos los Diputados.

………………

16. Que el señor Gefe Político, de acuerdo con el  Exmo. Ayuntamiento imponga la solemnidad y señale día en que el pueblo deba hacer la proclamación, y juramento expresado de la Independencia.”

Veamos los sucesos en nuestro país a raíz de lo acordado el 15 de septiembre en Guatemala.

A medio día del sábado 13 de octubre de 1821, el correo mensual de Guatemala trajo un pliego impreso para el Gobernador Cañas, de fecha 16 de septiembre y firmado por el Jefe Político superior de aquella provincia y capitán general del Reino don Gabino Gaínza, que contenía el acta de independencia suscrita por el mismo y otras diecinueve personas conspicuas de la Capital, entre las cuales figuraban las autoridades superiores.

El acta de independencia del 15 de septiembre disponía la reunión en Guatemala, el 1° de marzo de 1822, de un congreso de diputados de todas las provincias del Reino, en proporción de uno por cada quince mil habitantes.

Este congreso estaba llamado a decidir la independencia general y absoluta y a fijar, en caso de acordarla, la forma de gobierno y la ley fundamental que debía regir.

Por su lado recibió el Ayuntamiento de Cartago una carta del de Guatemala, informándole haberse jurado en esta Capital la gloriosa independencia. Esta carta expresaba además la esperanza de que el Cabildo de Cartago aplaudiese lo que había hecho la capital del Reino.

Pero el mismo correo era portador del acuerdo tomado el 28 de septiembre en León de Nicaragua por la Diputación Provincial con motivo del Acta de Guatemala. La Diputación, hablando en nombre de las provincias de Nicaragua y Costa Rica, empezaba por declararse total y absolutamente independientes de Guatemala; enseguida proclamaba también su independencia de España, pero de modo condicional, hasta que se aclarasen los nublados del día, o sea sólo duraría el tiempo que tardasen los ejércitos españoles en meter en cintura a los insurrectos de Guatemala.

Ante esta pugna entre Guatemala y Nicaragua, ¿que camino tomó Costa Rica?

En principio, bajo la influencia de las autoridades españolas, en cabildo abierto en Cartago la vecindad escuchó con asombro la lectura del acta de Guatemala. Luego se leyó el acuerdo de León, y como el Coronel Cañas, jefe político, fue quien convocó el cabildo e hizo la lectura, recomendó adherirse a lo acordado en la Diputación Provincial, mientras llegaban instrucciones de las Cortes reunidas en Madrid; por unanimidad de votos se adoptó este parecer.

La máxima aspiración de todos y en especial de las autoridades españolas, fue que no se alterara la paz, tranquilidad y armonia de que se gozaba.

Por su parte el cabildo de San José se había reunido el día 13 y conoció otros por menores por medio de carta recibida de don Pablo Alvarado, pero acordó aplazar toda deliberación hasta recibir amplios informes al respecto.

El 14 llegó a San José el Coronel Cañas y el Ayuntamiento fue convocado a sesión extraordinaria. Cañas votó por que la provincia de Costa Rica se mantuviera unida a León, donde tenía sus representantes en la Diputación Provincial. Pero militarmente dependía de Guatemala, por eso se le preguntó a Cañas si seguiría obedeciendo a Gaínza en Guatemala, a lo que contestó que se le preguntara a la Diputación Provincial, pero que entre tanto no acataría órdenes contrarias al voto por él emitido. El Alcalde primero don José Rafael de Gallegos dio también su opinión acerca de los peligros que creaba la situación. Finalmente, oídos varios pareceres, se acordó obedecer y publicar en San José el acuerdo de León del 28 de septiembre.

El ayuntamiento Heredia se reunió a su vez el 15 en cabildo abierto, con asistencia de Cañas, y por unanimidad de votos se adhirió a lo resuelto por la Diputación Provincial.

Sólo los ríos no se devuelven.

Mientras tanto en Cartago las autoridades se había repuesto de la sorpresa inicial y reflexionando sobre lo resuelto ese día 13, empesaron a temer que ligarse con la Diputación provincial podía crear un conflicto con Guatemala, de la que dependíamos en los ramos de guerra, justicia y hacienda. Lo más prudente era quedarse al margen del conflicto. Reunido el Ayuntamiento en cabildo abierto el día 15, anuló lo acordado el día 13 y acusó recibo de las comunicaciones procedentes de Guatemala y Leon sin comprometerse  en ningún sentido.

El día 16 el Ayuntamiento de San José homologó lo resuelto en Cartago el 15, pero agregó que al quedar sin autoridades superiores era necesario constituir una junta gubernativa provicional. Esta sugerencia fue acogida por Cartago quien invitó a todos las ciudades a que enviasen legados a la Capital.

Todas lo aceptaron excepto Heredía que continuó leal a su primera decisión de adherirse a lo dispuesto por la Diputación provincial. Sin embargo, cediendo a repetidas instancias del Ayuntamiento de Cartago, el de Heredia accedió a enviar su legado, pero con instrucciones de que la Junta no debería infringir la Constitución española.

El 25 de octubre se instaló en la sala capitular de Cartago la Junta de Legados, integrada por José Santos Lombardo, Juan de los Santos Madriz, Cipriano Pérez, Gregorio José Ramírez, Francisco Osejo, Bernardo Rodríguez y Miguel de Bonilla. Invitado el Coronel Cañas para que presidiese, este se excusó y lo sustituyó Santiago Bonilla, Alcalde primero de Cartago. Pero al día siguiente Cañas se apersonó y Bonilla se excusó negándose a firmar el acta del día 25.

Habiéndose propuesto la creación de una junta superior gubernativa provisional, los legados de San José, Cartago y Esparza lo respaldaron, no asi los de Alajuela, Heredia y Barba por no tener instrucciones que se lo permitieran, motivo por el cual la Junta resolvió suspender sus sesiones para que los legados hicieran la consulta a su Ayuntamiento respectivo.

Se empieza a aclarar los nublados del día.

Aunque la divergencia de opiniones en la Junta de Legados y la amenaza militar de Cañas estaba manteniendo la obscuridad de un cielo aun nublado, todo cambió cuando en la noche del 28 de octubre llegó a San José el correo de las provincias del Reino. Traía la noticia de que todas las ciudades, villas y pueblos de Nicaragua habían proclamado la independencia. El vecindario de San José se lanzó a las calles aclamando la independencia. Reuniéndose a toda prisa el Ayuntamiento la proclamó y la hizo publicar inmediatamente.

Resolvió además que mientras se unificaba la opinión de la provincia sobre la forma de gobierno permanente, o la sujeción a otro, el Ayuntamiento de San José se subordinaba a la junta gubernativa provincial cuya formación había propuesto.

Advertido don Jose Santos Lombardo de lo sucedido en San José y temiendo la reacción de Cañas que se oponía con las armas a todo movimiento de independencia efectiva, en la madrugada del día 29 de octubre, a las tres de la mañana, encabezando a un grupo de vecinos, se apoderó del cuartel, sin encontrar resistencia.

A las cinco de la mañana se reunió el Ayuntamiento en cabildo abierto, para acordar que el primero de noviembre se jurase la independencia absoluta del Gobierno español, así como el acatamiento de la Constitución y de las leyes que promulgase el Imperio que acababa de establecer en México el general Agustín de Iturbide.

Don Juan Manuel de Cañas, reducido a la impotencia, se resignó a aceptar esta solución y puso su firma al pie del acta.

Sin embargo la divergencia entre lo dispuesto por San José y Cartago dejaba la situación muy ambigua para el destino de la provincia.

¿Cómo se resolvería este conflicto?

A manera de paréntesis:

Alguien, alguna vez, dijo que a Costa Rica le llegó la independencia por correspondencia. Por no habernos costado nada, dijo, entonces no la apreciábamos. Lo malo es que muchos han repetido este infundado argumento.

Veamos, en Guatemala sucedió también que recibieron un comunicado de por correo de los Ayuntamientos Constitucionales de Ciudad Real, Comitan y Tuxtla en que comunicaban haber proclamado y jurado la independencia.

No vemos entonces diferencia alguna. En ambos casos eso provocó una reunión en Guatemala de la Diputación Provincial, del Cabildo eclesiástico, el Ayuntamiento, el Colegio de Abogados y las distintas autoridades y personalidades gubernativas y eclesiásticas, para considera la situación ante el clamor popular que se manifestó por la independencia.

En igual forma en Costa Rica se convocó a una reunión del Ayuntamiento en Cabildo abierto con las autoridades civiles y eclesiásticas. Y la decisión de proclamar la independencia se tomó igual que en Guatemala por la presión que ejerció el pueblo en las calles.

¿Qué no hubo derramamiento de sangre? ¿Eso es lo que los burlistas y demás choteadores agregan para menospreciar nuestra independencia?

Hay una respuesta, el jefe Político José Manuel Cañas había dicho que antes de permitir que se proclamase la Independencia se haría matar, dejando la plaza y las calles de Cartago cubiertas de cadáveres. Cuando Cañas se enteró que en su ausencia el Cabildo había echado para atrás y proclamado su neutralidad respecto a lo resuelto en Guatemala y en León, ordenó trasladar al cuartel los cañones, la pólvora y las balas que estaban en la sala de armas. Para el caso de un conflicto, Cañas podía contar con el respaldo incondicional de del Sargento mayor don Agustín Barba, del Capitán don Juan Dengo y del ayudante don Vicente Ortega, todos europeos y militares de carrera.

El 19 de octubre el Ayuntamiento de Cartago reunido rogó al Jefe Político que se sirviese concurrir a la sesión para que manifestara con toda franqueza los motivos de su desconfianza respecto a un pueblo que había dado tantas pruebas de fidelidad, Cañas se presentó en el Cabildo y después de recíprocas explicaciones convino en que el domingo 21 de octubre devolvería a la sal de armas los cañones y pertrechos. Pero no lo hizo.

Cuando sucede la rebelión de los vecinos de San José el día 28 de octubre y el Ayuntamiento toma la determinación de proclamar la Independencia, también tuvo la precaución de enviar un mensajero a Cartago previendo que la reacción de Cañas no se iba a dejar esperar y era indudable que se opondría con las armas a todo movimiento de independencia efectiva.

El aviso lo recibió don José Santos Lombardo, quien hizo despertar a muchos vecinos con los cuales se apoderó del cuartel a las tres de la mañana del día 29 de octubre, sin encontrar resistencia dada la  audaz y sorpresiva acción de los patriotas.

Don Juan Manuel de Cañas y demás militares españoles fueron reducidos a la impotencia.

Nadie nos regaló nada, la independencia se ganó con riesgo y astucia. Sin embargo el derramamiento de sangre vendría poco tiempo después como parte de este proceso complicado de independencia patria.

Jorge Hernaldo Jiménez Bustamante

15 septiembre de 2010

 

 

Comments
One Response to “Día de la Independencia.”
  1. Gilberto dice:

    Excelente me gusto mucho la informacion y me sirve para una tarea corta de mi hijo y tambien aprendo mas de mi hermoso pais

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Lo que leemos

A %d blogueros les gusta esto: