palabras de don Quijote

donQuijoteEN UN LUGAR DE LA MANCHA
(Miguel de Cervantes Saavedra)

Frases del ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha

Don Quijote soy, y mi profesión la de andante de
Caballería. Son mis leyes, el deshacer entuertos,
prodigar el bien y evitar el mal.
Huyo de la vida regalada, de la ambición y la
hipocresía, y busco para mi `propia gloria la senda
más angosta y difícil.
¿Es eso, de tonto y mentecato?

Dar crédito a las obras y no a las palabras.
Préciate más de ser humilde virtuoso, que pecador soberbio…
Bien predica quien bien vive.
De altos espíritus es apreciar las cosas altas.
Se moderado con tu sueño; que el que no madruga
con el sol, no goza del día.

Más vale buena esperanza que ruin posesión.
Al bien hacer jamás le falta premio.
Cada uno es artífice de su propia ventura.
Adonde interviene el favor y las dádivas, se
allanan los riscos y se deshacen las dificultades.

A quien se humilla, Dios le ensalza.
De gente bien nacida es agradecer los
beneficios que recibe.

De las miserias suele ser alivio una compañía.
El hacer el padre por su hijo es hacer por sí mismo.

El que no sabe gozar de la aventura cuando le
viene, no se debe quejar si se pasa.
El valor reside en el término medio entre la
cobardía y la temeridad.

La libertad es uno de los más preciosos dones que
a los hombres dieron los cielos. Por la libertad, así
como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.

No te ciegue la pasión propia en la causa ajena; que los
yerros que en ella hicieres, las más veces serán sin remedio.

No hay nada más pequeño que un grande
dominado por el orgullo.

Has de poner los ojos en quien eres procurando
conocerte a ti mismo, que es el más difícil conocimiento
que puede imaginarse.

La verdad adelgaza y no quiebra, y siempre nada
sobre la mentira como el aceite sobre el agua.
Más vale la pena en el rostro que la mancha en el
corazón

Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas
a muchas amargas dificultades.

Habla con reposo, pero no de manera que parezca
que te escuchas a ti mismo; que toda afección es mala.

Amistades que son ciertas nadie las puede turbar.
¡Oh envidia, raíz de infinitos males y carcoma
de las virtudes!

La alabanza propia envilece.
El hacer bien a villanos es echar agua al mar.
Las sentencias cortas se derivan de una gran experiencia.

Más vale una palabra a tiempo que cien a destiempo.
Donde está la verdad está Dios.

Los males que no tienen fuerza para acabar la vida,
No han de tenerla para acabar la paciencia.
El amor nunca hizo ningún cobarde.

La falsedad tiene alas y vuela, y la verdad la
sigue arrastrándose, de modo que cuando las
gentes se dan cuenta del engaño ya es demasiado tarde.

Necio es, muy necio, el que, descubriendo un secreto
a otro, le pide encarecidamente que lo calle.

No hay más alta virtud que la prudencia.
No desees y serás el hombre más rico del mundo.
No seas, ni siempre riguroso, ni siempre blando.

Pudor es un encanto que duplica los encantos
de la hermosura.

Una confidencia, por lo general, tiene tanto de
confianza como de indiscreción.

Se breve en tus razonamientos, que ninguno hay
gustoso si es largo.

Un buen arrepentimiento es la mejor medicina que
tienen las enfermedades del alma.

Si acaso doblares la vara de la justicia, no sea con
el peso de las dádivas, sino con el de la misericordia.

El sueño es el alivio de las miserias para los que
sufren despiertos.

Después de las tinieblas espero la luz.

El camino del vicio, dilatado, y espacioso, acaba
en muerte, y el de la virtud, angosto y trabajoso,
acaba en vida.
En los casos arduos y dificultosos, en un mismo punto
han de andar el consejo y la obra.
Al que has de castigar con obras, no trates mal con
palabras, pues le basta al desdichado la pena del
suplicio, sin la añadidura de las malas razones.
Encomiéndate a Dios de todo corazón, que muchas
veces suele llover sus misericordias en el tiempo que
están más secas las esperanzas.
¿No sabes tú que no es valentía la temeridad?
Sábete Sancho, que no es un hombre más que otro
si no hace más que otro.
Si estos preceptos y estas reglas sigues, Sancho, serán
luengos tus días, tu fama será eterna, y tus premios
colmados, tu felicidad indecible.

Selección hecha por don Virgilio Aispurua.

Comments
One Response to “palabras de don Quijote”
  1. Ana Cecilia (Tita) Escalante Herrera dice:

    Mucha sabiduría!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Lo que leemos

A %d blogueros les gusta esto: