Cristobal Colón.

El gran almirante.

Despertó el odio y la envidia de tantos y tantos, durante su vida y durante todos los años desde su llegada a lo que hoy se llama América,  hasta llegar a nuestra época donde no faltan sus detractores. Son tan pequeños en sus apreciaciones que se atreven a culparlo por todo lo malo de la conquista, pero no le reconocen el mérito de lo bueno.

No pretendo hacer una defensa de Colón, no la necesita, su efeméride es tan grande que ningún hombre normal puede apreciarla o demeritarla, sería un vano intento de alcanzarla.

Colón fue un hombre enigmático, de quien se desconoce su origen y sus primeros años de vida. Lo que se dice de él son suposiciones sacadas de indicios y sospechas. Pero Colón fue un hombre de carácter, de audacia y valentía insuperables.

¿Quien puede poner en duda su valor?

A la par de él podemos poner a Vasco de Gama, a Magallanes, a los compañeros de Colón,en ese viaje hacia lo desconocido. Entre esos osados marinos destaca don Martín Alonso Pinsón, sin cuyo apoyo hubiera sido difícil para Colón emprender su viaje.

Son los nombres más destacados, pero fueron cientos de valientes navegantes los que se lanzaron al océano, ahora si, sabiendo lo que podría esperarse de su viaje, e iniciaron la conquista de este basto continente americano.

Pasarían casi cinco siglos para que encontremos un hombre a quien podemos poner a la par del Gran Almirante y ese hombre se llamó Yuri Gagarin. Primer hombre en viajar al espacio, enfrentar lo desconocido, para por primera vez observar desde lo alto la redondez del planeta que había sido corroborada por los almirantes y los marineros.

Si hablamos de estas realizaciones humanas que cambiaron el mundo no podemos olvidar los antecedentes científicos de aquellos que aceptando las antiguas ideas sobre la redondez de la tierra se dedicaron al estudio de su geografía. Entre ellos debemos recordar al cartógrafo Toscanelli cuyos trabajos fueron conocidos por Colón, quien uso sus cálculos para planear sus viajes. Debemos recordar también como los descubrimientos geográficos  condujeron al desarrollo de la ciencia; y muy pronto después de los viajes marinos vinieron los viajes científicos: Copérnico y luego Galileo. Al sacrificio de Giordano Bruno, que rasgó el manto de oscuridad con que cubría a la humanidad la Iglesia Católica Romana con sus pesadas cadenas que sostenía los dogmas como verdades absolutas.

Con la integración marítima del mundo el pensamiento del hombre cambió, se trasformó la visión de todas las cosas y se atrevió a cuestionar el sentido de la vida buscando nuevas aventuras y goces. podemos decir sin equivocarnos que los viajes de Colón son parte del Renacimiento que nos devolvió al espíritu del mundo antiguo en el cual se adoró la vida y el disfrute de esta.

 

Jorge Hernaldo Jiménez Bustamante

Octubre 10 de 2018.

 

 

 

Anuncios
  • Lo que leemos

A %d blogueros les gusta esto: